VINOS QUE INSPIRAN EL COMPARTIR

Un campo entre tierra y mar

Los Vinos Charentais son como su región: vinos de placer, perfectos para acompañar los momentos en familia, entre amigos, y evocar los mejores recuerdos.

FRANCOS2017-1-copyright-SPPVPC

600 viticultores

De los cuales 145 bodegas particulares, 5 cooperativas y 15 negociantes. La mayoría de entre ellos son igualmente productores de Cognac y de Pineau des Charentes

Resultado de una tierra que se extiende entre la Charente y la Charente-Maritime, entre  tierra, mar y marisma, respiran los momentos para compartir en feliz compañía. Los viticultores “charentais” están orgullosos de su viñedo, de su región, de su legado. Preocupados por bien transmitir, se comprometen a respetar el entorno y promueven una viticultura sostenible.


UNA BONITA GAMA DE MATICES

Se cuentan hasta 26 variedades de uvas*, desde la más emblemáticas tales como el Merlot, le Cabernet, le Sauvignon y el Chardonnay hasta los más confidenciales como el Pinot, el Gamay, el Chauché Gris y el Colombard. Una bonita gama de matices que confieren a los vinos su diversidad.

LOS TINTOS Y LOS ROSADOS

EL MERLOT

Es perfecto para los vinos mono-cepa, pero le gusta estar asociado a otras variedades como el Cabernet Sauvignon o el Cabernet Franc.  También le gustan las tierras de mezcla de arcilla y caliza profundas del viñedo “charentais” al igual que su clima. Da vinos finos y elegantes, de gran redondez, incomparablemente afrutados con una bonita gama aromática de frutos rojos y negros.

LOS CABERNETS

Al Cabernet Franc le gusta el clima temperado del viñedo “charentais” donde produce vinos suaves con taninos finos, a menudo de guarda. El Cabernet Sauvignon Negro aporta la frescura y acidez así como una bonita riqueza aromática.

EL PINOT NEGRO & EL GAMAY

Plus anecdotiques, ils font de plus en plus d’émules chez les vignerons. Le Pinot Noir favorise la garde des rouges en alliant puissance, finesse et complexité aromatique. Les vins à base de Gamay sont à dominante fruitée.

*Tintos y rosados : Alicante H, Bouschet Noir, Arinarnoa Noir, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon Noir, Cot Noir, Egiodola Noir, Gamay Noir, Jurançon Noir, Merlot Noir, Mourvèdre Noir, Négrette Noir, Pinot Noir, Tannat Noir.


LOS BLANCOS

el Sauvignon

Mayoritariamente presente en el viñedo Charentais, el Sauvignon prospera en los terrenos de gravas y de mezcla de arcilla y caliza poco profundas donde la alimentación hídrica es regular. Da vinos a la vez redondos e intensos Es una variedad con un fuerte potencial aromático.

el Chardonnay

Esta variedad da grandes vinos blancos de aromas variados y con matices de cítricos, de frutos secos o de brioche.

el Colombard y el Chauché Gris

Estas dos variedades autóctonas son de las más viejas de las Charentes. El Colombard aporta al vino  excitación, refinamiento, corpulencia y frescura. Sobresalen principalmente los aromas de cítricos, de boj, de limón verde, de flores blancas, de frutas exóticas, de ruibarbo y de melocotón.
El Chauché Gris, conocido igualmente con el nombre de Trousseau Gris, cultivado en las Charentes entre el siglo XII y el XVII, había casi desaparecido del viñedo. Reintroducido en el pliego de condiciones en 2014, está dotado de una rara riqueza aromática que cumple sus promesas en ensamblaje confiriendo a los vinos elegancia y refinamiento.

*Blancos : Arriloba Blanc, Chardonnay Blanc, Chasan Blanc, Chenin Blanc, Colombard Blanc, Folle Blanche, Montils Blanc, Muscadelle Blanche, Sauvignon Blanc, Sauvignon Gris, Sémillon Blanc, Trousseau gris, Ugni Blanc

VINOS SIN COMPLEJOS EN LAS 4 ESTACIONES

Los Vinos Charentais están en armonía tanto con los horizontes azules de las costas como con las planicies verdes de las tierras interiores, con una bandeja de mariscos o un asado de carne. No son solo el privilegio del instante, son de todos los instantes. Ponen ritmo a la vida de los que saben tomarse el tiempo.

ACORDES PERFECTOS

PRIMAVERA

TARTARO DE DORADA REAL

La vivacidad de los vinos blancos Charentais pone en valor la frescura yodada de la ostra. La untuosidad de la crema de guisantes prolonga la generosidad aromática del vino. Los matices florales se expresan maravillosamente con “le nuage de chèvre” cuando los tonos de cítricos del vino revelan el tártaro de dorada y el crujiente de las legumbres primaverales.
Temperatura: ente 8° y 10°c.
Comidas. Tártaro de dorada real y ostras acompañadas de una crema suave de guisantes, de legumbres primaverales crujientes y un queso “nuage de cabra fresco”.

VERANO

SOFRITO DE CIGALAS Y CALAMARES

La fuerte personalidad de los rosados  Charentais permite una unión delicada entre la  suavidad de la cigala y la densidad del calamar.  Un bonito manjar soleado, que permite desarrollar los aromas afrutados de de fresas y grosellas. Esta alianza estival con verduras es realzada por la pincelada condimentada del chorizo. La concentración de este vino envuelve la suavidad del aceite de albahaca. El final fresco y acidulado viene a excitar el perfume de la aceituna negra.
Temperatura: entre 7° y 9° c.
Platos. Sofrito de cigala y de calamares, piperada de verduras de verano con aceitunas.

AUTONOMIA

CHULETA DE CERDO DE GRANJA ASADA EN SARTEN

Los vinos tintos Charentais de singularidad otoñal son ligeros pero expresivos en la boca. Se combinan perfectamente con una carne jugosa y sabrosa como el cerdo de granja, el vino actúa sobre todo en la exquisitez
Y la complejidad favoreciendo una unión dulce  entre las verduras de raíz y la zanahoria. Al final, el vino dotado de una bella vivacidad revela un equilibrio perfecto con la salsa fuerte que despierta al plato.
Temperatura: 12° y 15°c.
Guarda de 0 a 2 años.
Platos. Chuleta de cerdo de granja asada en sartén servida con verduras de raíz y rebozuelos, un puré de zanahorias, ñoquis de patatas de la isla de Ré y una salsa reducida.

INVIERNO

“SUPRÊME DE PICHON”

La singularidad hibernal de los Vinos Charentais  revela una impresión de crema que la “tournure” de pichón combina  al gusto. Los aromas de frutas negras, tostadas, sabor vainilla y especiados  se acoplan con sutilidad al “coulis” de membrillo y a los sabores  del pan de especias. Los matices de avellana y el endulzado de la alcachofa desvelan la textura suave de los vinos tintos de crianza y de guarda.
Temperatura: entre 14° y 16°c.
Guarda de 2 a 4 años.
Platos. “Suprême” de pichón asado acompañado por un cilindro de zanahorias doradas, de un frito  de alcachofas, de un “coulis” de membrillo y de jugo fuerte al  pan de especias.