Panna cognac naranja

Esta panna cotta, perfumada sutilmente con cognac, puede degustarse sola o con una jalea de naranja, una asociación que siempre se logra.
El cognac puede añadirse a la nata y / o a la jalea.
Tradicionalmente realizada con leche, yo utilizo nata, incorporando al final la mitad de la nata montada en Chantilly para una panna cotta menos compacta.

Ingredientes para 4 personas

Preparación 15  min
Cocción: unos segundos
Material especial: copas o vasos de pie cónicos

125 g + 125g de nata liquida entera (muy fría para 125 g)
40 g de azúcar en polvo
20 a 25 g de cognac
1 vaina de vainilla (cortada en dos en el sentido de la longitud)
1,5 hojas de gelatina puestas a reblandecer en el agua fría

Para la jalea de naranja al cognac:
200 g de zumo de naranja exprimida
100 g de azúcar en polvo
1 cuchara de café abombada de pectina
(Facultativo si la nata lo tiene: 30g de cognac)

Poner a hervir 125 g de nata, el azúcar y el cognac.
Fuera del fuego, añadir la gelatina reblandecida y bien escurrida mezclándola para derretirla.
Añadir las semillas de vainilla raspando el interior de la  vaina con la punta de un cuchillo, mezclar bien y dejar enfriar.
Montar con la batidora los 125 g de la nata que queda muy fría en Chantilly y añadirla delicadamente a la mezcla precedente enfriada.
Llenar los vasos y ponerlos en el refrigerador.

Durante este tiempo, prepare la jalea de naranja:
Hervir el zumo y mantenerlo hirviendo durante 5 minutos.
Mezclar una cuchara de café de azúcar (cogida de la cantidad prevista) con pectina, salpicar sobre el zumo y mezclar al mismo tiempo, mantener una pequeña ebullición durante 3 minutos (remover sin parar), añadir el resto del azúcar y mantener a ebullición pequeña removiendo durante 3 minutos.
Al cabo de 2 minutos añadir el coñac, dejar hervir 1 minuto, retirar del fuego y dejar enfriar.
En el momento de servir, verter la jalea en los vasos y servir a parte el resto eventual.

Astucias:
Si tiene mermelada o jalea de naranja “casera” ganará tiempo calentándola lentamente con un poco de cognac et/ou zumo de naranja para diluirla a la consistencia querida.

© Françoise Barbin-Lecrevisse
(receta extraída del libro « les Chroniques culinaires de Françoise », ediciones Bordessoules)